Glenmorangie es una destilería situada en las Tierras Altas de Escocia. En Julio  de este año lanzará al mercado un nuevo Wisky : Pride 1981, un producto de gama alta dirigido a un segmento de mercado con capacidad adquisitiva alta y con gusto por lo escaso.

Para crearlo, esta casa ha trabajado para lograr la excelencia del producto, tanto en la calidad como en su diseño.

Un proceso de  elaboración que ha durado 28 años: 18 los ha pasado destilándose en barricas de roble de Bourbon, y otros 10 años madurando en toneles de vino francés.


Teniendo en cuenta el concepto de producto, esto no es suficiente para posicionarlo en la gama alta de los Wiskys. Esta información es de gran valor para un experto en la materia,  pero puede no serlo para muchos amantes del lujo que no son gurús y que en cambio están deseosos  de  adquirirlo.

El lujo se debe ver, se debe percibir como diferente,  y  para lograrlo, han contratado a dos diseñadores de alto prestigio como Laurence Brabant artista francesa, creadora del decantador de cristal y Wouter Scheblin diseñador de muebles y creador del cofre que recoge la botella.

Además, Glenmorangie, no se ha conformado con crear un diseño único, sino que  han conseguido  generar  una sensación, instalando un mecanismo  que eleva y suspende el producto a la apertura del cofre.

¡Eh ahí el  tesoro!

Bien, con este producto y una estrategia coherente de precio, distribución y comunicación, se consigue un buen posicionamiento. (si bien es cierto que la trayectoria del Glenmorangie ha hecho mucho por ello)

Ah! Se me olvidaba, por si alguien quiere adquirirlo, Pride 1981 cuesta 2.740 euros (70 cl) y sólo hay 1.000 unidades disponibles en todo el mundo.